En esta festividad, donde destacan las preparaciones marinas y opciones vegetarianas, te ayudamos a elegir la cepa que mejor acompañará tu menú.

Comienza abril y llega la Semana Santa, una festividad que saca a relucir nuestras mejores preparaciones marinas y vegetarianas, y por supuesto, cientos de vinos blancos para maridar. Tendemos a caer en la idea de que los pescados, por ejemplo, deben acompañarse sólo de vinos blancos. Lo mismo sucede con diversas preparaciones basadas en vegetales. Sin embargo, la mejor forma de escoger nuestros vinos para estos platos es considerando su forma de preparación.

Esta icónica cepa, redescubierta en Chile en 1994, llega para unirse a la línea de vinos más emblemática de la viña.

Antiguas Reservas comenzó el año 1927 con la cepa Cabernet Sauvignon. En 1969 se incorporó por primera vez el Chardonnay y más tarde se uniría el Merlot. Así, más de 90 años después, la emblemática Línea de Viña Cousiño Macul tiene una nueva incorporación en su portafolio: el Carménère.

Todo comenzó con la cosecha de Cabernet Sauvignon de 1927. Hoy, 90 años después, la línea Antiguas Reservas sigue más viva que nunca y con 3 variedades más: Chardonnay, Merlot y Syrah.

Eran años en donde el vino aún no alcanzaba el nivel de perfección y calidad que podemos apreciar en la actualidad. Don Arturo Cousiño Lyon, en ese tiempo al mando de Viña Cousiño Macul, solicitó al Enólogo Jefe que produjera un vino que pudiese tomar en su día a día, pero que también pudiese guardar durante un tiempo en sus bodegas. Fue así como, de la cosecha de Cabernet Sauvignon de 1927, nace Antiguas Reservas, la línea de vinos más emblemática de Cousiño Macul.