Cousiño Macul - Historia Historia – Cousiño Macul
Cousiño Macul

Historia

Historia Viña Cousiño-Macul

Parte de nuestra producción tiene sus raíces en un territorio que, hace más de 500 años, ha sido destinado para la producción vitivinícola. Juan Jufré es de los primeros nombres que aparecen en la historia del vino chileno y otrora, el dueño de los terrenos donde actualmente está ubicada el predio Macul. A él se le encargó, en la época de la Colonia y por orden del Rey de España, la producción de cepa país y moscatel para proveer de vino a la eucaristía y parte de la sociedad chilena.

El primer Cousiño aparece 300 años después, cuando en 1856 Matías Cousiño adquiere las 1.000 hectáreas de la Hacienda Macul. Entonces, ubicada principalmente en los faldeos de la cordillera de los Andes Este territorio fértil y bondadoso se alimenta, hasta el día de hoy, naturalmente por las vertientes de Las Perdices y el canal San Carlos.

Luego de la muerte de Don Matías, su hijo Luis Cousiño hereda las tierras y el sueño de comenzar una producción de vino familiar. Para esto, decide renovar las las vides que allí se cultivaban y junto a su señora Isidora Goyenechea, trae desde Europa las primeras cepas insignes de la Viña. El Cabernet Sauvignon y Merlot fueron traídos desde la región de Pauillac, el Sauvignon Verde y Gris de Martillac y el Riesling de Alsacia, este último seleccionado personalmente por Doña Isidora.

El matrimonio administra la viña hasta la muerte de Luis Cousiño. A partir de ese momento, Isidora Goyenechea asume la dirección y se convierte en una de las primeras empresarias de Sudamérica. Hasta el día de su muerte, continúa con la tradición de la familia Cousiño, proyectándola a través del tiempo con innovación y nuevas tecnologías.

Con una particular agudeza ingenieril, mejoró las condiciones de los trabajadores y estandarizó la producción y la excelente calidad de los vinos. Además, supervisó la construcción de la icónica bodega del viñedo, encargada por Luis Cousiño y formulada por ingenieros franceses, hasta su culminación en 1878 y rediseñó el logo de la empresa, inmortalizando su propio legado. En 1898 fallece Isidora, y la viña es heredada por su hijo Luis Arturo, bisabuelo de la 6ta generación, que hoy encabeza la empresa.

Más que cantidad, nuestra producción se ha enfocado siempre en la calidad. El trabajo de investigación y desarrollo del primer producto de exportación tardó 60 años. Del mejor Cabernet Sauvignon de la cosecha de 1927 nace el primer Antiguas Reservas, que hasta el día de hoy se produce de manera fiel a su estilo original.

Hitos:
1994: se lanza el primer blend premium de Chile, nuestro Finis Terrae 1992, mezcla de Merlot y Cabernet Sauvignon.

1996: se compran 300 hectáreas en la zona de Paine, para replicar los viñedos de Peñalolén. Con el propósito de mantener el ADN único de nuestros viñedos, se hace un invernadero de parras a través de una técnica llamada selección masal.

2001: comienza la producción de la nueva planta en Paine.

2006: cumplimos 150 años y, para conmemorar tan importante aniversario, se lanza LOTA, vinos que representa lo mejor del Maipo y que evoca y conmemora los inicios empresariales de la familia.