Historia, Mujeres y Vino

viña cousiño macul Verónica y Elisa Cousiño comparten con Placeres la historia que une a las mujeres de la familia y a las trabajadoras con sus vinos hasta nuestros días. La familia Cousiño tiene una relación especial con su línea “Isidora” y una gran mujer de la familia también. ¿Me puedes contar algo de esa historia y la relación que existe con ella? Elisa: La línea Isidora de Cousiño Macul, es un homenaje a Isidora Goyenechea, una mujer luchadora y adelantada a su tiempo. Pese a cualquier adversidad, como haber enviudado a edad temprana, fue capaz de sacar adelante no sólo a una familia, sino que también a una empresa. Verónica: Isidora tenía una fuerte convicción de que el proyecto que había iniciado Don Matías Cousiño, su suegro, era exitoso. Este ideal, seguido de mucho trabajo y empeño, hizo posible salir adelante e impulsar la Viña como una de las principales del país. Elisa: Este hecho fue el que llevó a crear una línea en homenaje y reconocimiento de los logros. “Isidora”, es una línea destacada por sus vinos blancos, jóvenes y frescos que están elaborados, precisamente, para rendir tributo a uno de los pilares fundamentales de la historia de la Viña Cousiño. Lota en la historia ha sido “fuente de trabajo” es interesante que un vino que lleva ese nombre lo siga siendo y ahora para un grupo de mujeres que trabajan en el proceso de recolección de uvas. ¿Cómo llegaron a decidir que el trabajo se hiciera así? Verónica: Lota es el lugar donde comenzó todo… El 9 de septiembre de 1852 se fundó la primera sociedad carbonífera de Chile llamada La Compañía de carbón de Lota, impulsada por Matías Cousiño. Nuestro vino ícono “Lota”, reúne las dos pasiones de la familia: la minería del carbón, y la vitivinicultura. Conjuga tradición, la historia familiar y la elegancia característica de los vinos de Cousiño Macul. Así mismo, Lota es donde la familia se consolidó como una familia emprendedora y trabajadora, por ello quisimos honrar el lugar que vio crecer a nuestros ancestros con el mejor vino de nuestra producción. Elisa: Las mismas personas que viven en esta tierra son parte fundamental de la actividad. Gracias a su compromiso y cariño seguimos ofreciendo un producto de calidad. Precisamente son las manos de muchas mujeres, quién con delicadeza e intuición, seleccionan las vides, analizan tamaño, forma y color, sin estresar o dañar las uvas, que se convertirán finalmente en “Lota”, como vino icono de la viña. Este proceso lo hacen como en los chateaux franceses donde los trabajadores que cosechan son los mismos que vuelven año tras año. ¿Este proceso lo realizan con todos sus vinos o sólo en vinos de alta gama? Verónica: En todos nuestros vinos tenemos el mismo proceso de cosecha, nuestros trabajadores regresan cada año a recolectar las uvas. Elisa: Es muy importante para nosotros conocer a cabalidad a nuestros colaboradores y además que ellos nos conozcan a nosotros, así se crean lazos de confianza y sentido de pertenencia, sentimiento que hoy en día es esencial para cualquier compañía.